VUELTA A LOS MALLOS DE RIGLOS

Riglos - Mirador de Espinalba (o Espinabla) - Riglos

  • Circular
  • 2
  • 2
  • 3
  • 2
  • 2h 25'
  • 5,7 Km
  • 405 m
  • 400 m
  • Tipo de recorrido
    1. El medio no está exento de riesgos
    2. Hay más de un factor de riesgo
    3. Hay varios factores de riesgo
    4. Hay bastantes factores de riesgo
    5. Hay muchos factores de riesgo
    1. Caminos y cruces bien definidos
    2. Sendas o señalización que indica la continuidad
    3. Exige la identificación precisa de accidentes geográficos y de puntos cardinales
    4. Exige técnicas de orientación y navegación fuera de traza
    5. La navegación es interrumpida por obstáculos que hay que bordear
    1. Marcha por superficie lisa
    2. Marcha por caminos de herradura
    3. Marcha por sendas escalonadas o terrenos irregulares
    4. Es preciso el uso de las manos para mantener el equilibrio
    5. Requiere pasos de escalada para la progresión
    1. Hasta 1 h de marcha efectiva
    2. Más de 1 h y hasta 3 h de marcha efectiva
    3. Más de 3 h y hasta 6 h de marcha efectiva
    4. Más de 6 h y hasta 10 h de marcha efectiva
    5. Más de 10 h de marcha efectiva
    * Calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado
  • Horario completo de la excursión
  • Distancia horizontal recorrida
  • Desnivel de subida acumulado
  • Desnivel de bajada acumulado

Descripción

Ruta circular y balizada como de interés ornitológico. Partimos del casco urbano de Riglos, junto al lavadero, tomamos la calle, indicada con un poste, que en fuerte pendiente asciende hasta una plazoleta. En este tramo encontramos el único punto de abastecimiento de agua de todo el recorrido. Proseguimos por la calle de la derecha y ya en las afueras del pueblo seguiremos las marcas blancas y rojas del GR1 hasta el poste que señala la vuelta circular, poco antes de llegar al desvío de la ermita de Santa Cruz. La senda comienza a ascender entre matorrales, y tras numerosas lazadas se dirige hacia los mallos más orientales, bordeando por la derecha la Aguja Roja. La pendiente continúa en suave ascenso hasta la parte más alta, donde se localiza el mirador de Espinalba (o Espinabla), con unas magníficas vistas de los mallos Pisón y Firé. Continuaremos la senda en dirección norte para, enseguida, girar a la izquierda (oeste) y comenzar el descenso, pasando por otro mirador, hacia el collado de Firé. Desde este punto la senda desciende con fuerte pendiente, y con firme resbaladizo, acercándose a los imponentes murallones pétreos, en los que anidan numerosas rapaces. Pasando a los pies del mallo Pisón (cuidado con la caída de piedras si hay escaladores) desembocaremos de nuevo en el punto de partida, a la entrada de Riglos.

Mapa interactivo

Perfil